En el Día de los Bosques expertos de la UACh destacan el valor de este ecosistema

El 21 de marzo se celebra mundialmente el Día de Los Bosques, una instancia que busca recordar el valor que tiene este recurso en nuestras vidas y concientizar a la sociedad para conservarlos. Pero ¿qué implica su conservación? ¿Cuáles son los servicios que los bosques nos brindan? Dos expertos de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la Universidad Austral de Chile responden estas preguntas.

Conservación de bosques

El Prof. Dr. Pablo Donoso H., académico del Instituto de Bosques y Sociedad explica que la conservación de bosques corresponde a “mantener su salud e integridad a través del tiempo y de acuerdo al estado de desarrollo en que están. En un territorio como Chile, deben existir bosques preservados o conservados en las áreas silvestres protegidas. Hay bosques de protección en sectores inaccesibles que, por lo mismo, se encuentran bien conservados. Por otro lado, existen bosques utilizados por los humanos; la conservación de estos últimos se logra con ciertas aproximaciones de manejo, mediante silvicultura”, explicó.

Un tipo de bosque con gran valor por su diversidad y endemismo es el Bosque Templado Lluvioso Valdiviano, que además es clave para la provisión de muchos bienes, incluyendo madera, leña, carbón y alimentos, y servicios, tales como agua, recreación y paisaje. “El Bosque Templado Lluvioso Valdiviano es relevante a nivel global también por su rol en la mitigación del cambio climático y su potencial en proveer maderas duras (de especies latifoliadas) de alta calidad en los mercados mundiales”, explicó el académico.

En este punto también se detuvo el académico del Instituto de Conservación, Biodiversidad y Territorio de la UACh e investigador principal del (CR)2, Dr. Antonio Lara, quien se enfocó en una perspectiva antrópica. “Nuestra sobrevivencia y bienestar depende de los servicios ecosistémicos que proveen los bosques naturales, tales como la regulación de caudales, mantención de la fertilidad del suelo, reducción del calentamiento global, y además por su valor cultural que incluye su uso recreativo y espiritual”, explicó.

Agregó que además de productos ya mencionados como la madera y la leña, el bosque provee otros, como las avellanas y la miel, “y muchos más cuando se manejan adecuadamente”, puntualizó.

En cuanto a su relación con la biodiversidad, los bosques son el hábitat de una enorme diversidad de especies de animales, plantas, hongos, bacterias, muchos de los cuales desaparecerían si es que estos ecosistemas se destruyen. “Esto resalta el valor intrínseco que tiene la naturaleza y los bosques naturales”, destacó Lara.
Ambos académicos concuerdan en que existen diferentes maneras de cuidar los bosques: promover su conservación y también un manejo sustentable, además de las acciones de restauración.

Agregar un comentario

Facebook
YouTube
Instagram